Cómo hacer la mejor taza de té

Comprar las mejores ofertas en Amazon

El té, mucho más que sus propiedades para la salud, es tomado con asiduidad por ser una bebida que relaja, calma y permite sensaciones y aromas agradables, ideales para desestresar y desconectar durante unos instantes de las preocupaciones diarias.

Sirve de excusa para tener un momento de meditación o de calma, de hacer una pausa y tener una conversación agradable mientras se disfruta del sabor que tiene. Por ello sus orígenes se remontan en la nobleza de la antigua china, pues los emperadores creían en el poder de estas infusiones calientes.

Hoy en día hay muchas maneras de tomar té, caliente o frio, con aperitivos o solo, con agregados como limón o frutas… en fin, la creatividad no se detiene para encontrar nuevas combinaciones y formar nuevos sabores. La elaboración del té es cuidadosa, pero también muy sencilla. Mientras se prepare con más dedicación y detalle… ¡mejor sabrá!

Preparación para hacer una buena taza de té

Té empacado

Nos referimos al té que viene en pequeñas bolsas listas para cocinar. Esta preparación es muy sencilla, pero el sabor original dependerá únicamente del tipo de té que hayas elegido.

Pasos a seguir:

  • Agua: Es fundamental no subestimar el grado de importancia del agua en la preparación de té, pues un sabor en ella diferente puede afectar el gusto de toda la bebida. Por ejemplo, si ya ha sido hervida o si tiene algún tipo de saborizante como limón o hierbas. Es fundamental que sea lo más limpia y pura posible.
  • Ebullición: Se coloca a calentar el agua durante unos minutos, puedes usar tetera, jarra o hervidor eléctrico, como se te haga más fácil.
  • Taza de té: puedes limpiar previamente la taza donde vas a colocar el té con agua caliente, de manera que conserve la temperatura y la mantenga cuando coloques el agua hirviendo. Una vez que la tengas limpia y lista para usar, coloca la bolsita de té en su interior.
  • Mezcla: por último, agrega el agua hirviendo a la taza para que la bolsita de té comience a destilar contenido.
  • Retira la bolsita: una vez que el agua este bien cargada utiliza una cucharita para retirar la bolsita de la taza.
  • Endulza: puedes agregar algún tipo de endulzante para darle más sabor.
  • Deja reposar: Espera a que baje la temperatura de la bebida y después empieza a disfrutar del té. Es bueno beberlo a un ritmo calmado para aprovechar su sabor.

Té a granel o hierbas:

Nos referimos ahora al que se prepara con las hojas o granos de té directamente. Suele tener un sabor distinto, pero de cualquier forma ambos saben muy bien.

Pasos a seguir:

  • Agua: igual que el anterior es importante la calidad del agua y también que no haya sido mezclada anteriormente con otra cosa que modifique su sabor.
  • Ebullición: Asegúrate de dejar calentar el agua el tiempo suficiente, sin hervirla completamente.
  • Agrega el contenido: vierte el agua caliente a la taza, puedes realizar el proceso de anterior limpiándola previamente con agua hervida, para lograr mantener la temperatura.
  • Agrega el té: Espera a que el agua repose unos segundos y agrega una cucharada de té o hierbas, si lo quieres más concentrado añade más cantidad de granos hierbas.
  • Deja que cargue: Espera nuevamente unos minutos, una vez que el agua haya recogido el contenido cuela las hierbas, en caso de ser a granel mezcla el contenido y espera que se disuelva.
  • Endulza y disfruta: puedes darle el toque dulce y luego tomar la bebida pausadamente.

Consejos para la elaboración de una taza de té

Tiempo de preparación

El tiempo que dure la disolución del té en el agua variara dependiendo del tipo:

C Ceilán: 3 minutos, 95º C

Té Verde: 1-2 minutos, 70-80º C

Oolong: 2-3 minutos, 80-85º C

Rooibos: 5 minutos, 95º C

Té Rojo: 3-4 minutos, 95º C

Té Blanco: 2-3 minutos, 60-70º C

Té Negro: 3-4 minutos, 95º

Puedes calentar el agua en microondas dejándolo 1 o 2 minutos y después colocar la bolsa de té, aunque puede afectar la calidad del sabor. Mejor utiliza un hervidor de agua eléctrico.

Si colocas el té en el agua antes de hervirla provocara un sabor amargo.

Ingredientes para endulzar

Puedes agregarle algún toque dulce o no, de ambas formas puedes disfrutar de una buena bebida. Sin embargo, puedes usar diferentes productos para lograr ese sabor dulce que a muchos les encanta. Dependiendo de tus gustos puedes elegir entre:

  • Azúcar: Es típicamente usado y su efectividad no deja lugar a dudas.
  • Miel: Da un sabor más natural que el azúcar y un sabor más concentrado, sabe muy bien y es una muy buena opción.
  • Edulcorante artificial: Usado por aquellos que cuidan su figura, pues es una buena opción, sin embargo deja un sabor meramente artificial en el té, lo que puede impedir que lo disfrutes como bebida natural.
  • Papelón en polvo: Se vierte y se mezcla hasta disolver, da un sabor diferente y no tan potente, sin embargo es una muy buena forma de no ingerir muchas calorías y mantener el té natural.
  • Jarabe de arce: No muchos saben de qué se trata, es un dulce producido gracias a la savia de arce.

Otros ingredientes para añadir a tu taza de té

Si quieres realizar tés con mayor elaboración hay varios ingredientes que le puedes agregar dependiendo de la receta que quieras lograr, de esta combinación resultara una bebida más jugosa y cargada que puede tener más productos naturales, el cielo es el límite ¡anímate a probar nuevas combinaciones! Por aquí te dejamos algunos ejemplos de los más utilizados.

  • Leche: Da un toque espeso y resulta una bebida más sustanciosa, es ideal para preparaciones como el té de Chai.
  • Canela: Idóneo para un toque exótico, puedes mezclar varios sabores y agregarle canela con endulzante para el toque final.
  • Clavos dulces: Un detalle que puede hacer la diferencia, si tienes una mezcla de varias infusiones estos ayudan a homogenizar el sabor.
  • Hielo: Puedes convertirlo a un té helado o simplemente frio dejándolo reposar y agregándole unos cubitos de hielo.
  • Limón: puedes agregar una cucharadita de zumo de limón para darle un toque acido que sabe muy bien generalmente en los tés de manzanilla.
  • Jengibre: puedes agregarlo a cualquier tipo de té siempre y cuando tengas en cuenta que dará un toque picante en la garganta por las propiedades del jengibre.
  • Frutas: puedes realizar una infusión de cualquier fruta, como melocotón o piña y mezclarla con el té de tu preferencia, el resultado será un sabor tropical muy bueno que puede ser tomado frio o caliente.

¡Ahora ya lo sabes! El té tiene la ventaja de ser muy versátil en su preparación y mezcla de ingredientes, anímate a formar nuevas combinaciones para realizar la mejor taza de té.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *