¿Qué tipos de té existen?

El consumo de té se ha incrementado en los últimos años. Además de ser delicioso, es una de las bebidas más antiguas de la historia; nuestros antepasados usaban el té con varios propósitos, sobre todo para aliviar dolencias y calmar los nervios. Hoy día se dice que casi la mitad de la población mundial disfruta, por lo menos una vez por semana, de una rica taza de té y mucho más desde que se ha comprobado que poseen propiedades adelgazantes pero ¿Cuáles de ellos funcionan para perder peso? ¿Cuántos tipos de té existen y qué pueden hacer por nuestra salud?

A continuación ofrecemos una lista sobre las clases de té más populares y sus propiedades:

Té Verde:

Es uno de los tipos de té más buscados debido a sus múltiples beneficios. Se trata de una bebida hecha con las hojas de la planta Camellia Sinensis, que antes fueron sometidas a un proceso llamado torrefacción para tostar sus hojas y posteriormente triturarlas.

Al no ser un té fermentado se garantiza que mantendrá todas sus propiedades, lo que lo convierte en un auténtico “remedio natural”.

En el “Libro del Té”, escrito en el año 1191 por el prior Zen Eisai, se describen las cualidades del té verde y sus efectos positivos sobre los cinco órganos vitales del cuerpo humano, con mayor énfasis en el corazón.

Sus principales bondades son:

  • Fuerte antioxidante que retrasa el proceso de envejecimiento.
  • Posee vitaminas A, B y C que ayudan al sistema inmunológico a evitar y/o combatir virus.
  • Presenta poca cafeína.
  • Disminuye la retención de líquidos mediante sus efectos diuréticos y digestivos, por lo que ayudar a adelgazar.
  • Cura enfermedades de la piel.
  • Reduce los efectos negativos provocados por la ingesta de alcohol.
  • Contiene fluoruro que fortalece los huesos y dientes.

Té Blanco

También se conoce como ‘Yinzhen’ que significa “aguja de plata” y proveniente de la planta Camellia Sinensi, al igual que el té verde y el negro. Es quizás el más exquisito y delicado té del mercado.

Antes de llegar a nuestras tazas, tiene una preparación un poco compleja: se usan solo las primeras pequeñas hojas que nacen en la planta, de hecho, aquellas que todavía no han formado clorofila en su interior. Este es uno de los tipos de té más costosos y la razón se centra en que para obtener una pequeña cantidad se deben recoger centenares de hojas solo en primavera.

Finalmente se secan al aire libre sobre piezas de seda, para que se evapore el agua y mantener así sus propiedades naturales.

Propiedades del té blanco:

  • Tiene un delicioso aroma y sabor.
  • Es un antioxidante natural muy potente al poseer gran cantidad de las sustancias catequinas y polifenoles.
  • Disminuye los niveles de colesterol ‘malo’.
  • Reduce las grasas del cuerpo.
  • Es rico en vitaminas E y C.
  • No posee mucha cafeína, a diferencia de otros.
  • El sodio, calcio, potasio, flúor, magnesio, hierro, fósforo, teofilina y teobromina son algunos de los elementos presentes en este té.
  • Es una bebida diurética.
  • Proporciona energía y vitalidad.
  • Tiene efectos positivos en la capacidad de concentración y memoria.

Té Rojo o Pue-erh

Tras este té se esconde una leyenda milenaria en la que se explica el descubrimiento de su preparación. Se dice que alguna persona en China dejó a la mitad la fermentación del té negro para enfrentarse a un dragón negro, de allí que a esta bebida se le conozca con el nombre de Dragón Negro.

En países como Estados Unidos se ha denominado al té rojo como “devorador de grasas”. Muchos expertos recomiendan tomar tres tazas al día para eliminar tejido graso o controlar el colesterol entre otros beneficios.

Propiedades del té rojo:

  • Efectos diuréticos y digestivos.
  • Estimula el sistema nervioso e inmunológico.
  • Tiene cualidades curativas sobre diversas dolencias musculares.
  • Es adelgazante.

Té Negro

El proceso para obtener las hojas de este té es más sencillo. Las hojas se fermentan bajo el sol. Tiene varias versiones: Ceilán, Assam, y Darjeeling. Sobre sus características principales resalta que posee un índice de cafeína más elevado que los otros tés.

Atributos principales:

  • Es rico en hierro, potasio, calcio, manganeso, cromo, magnesio, cinc, fósforo, flúor y aluminio. Estos minerales refuerzan el sistema inmunológico.
  • Es muy aromático y tiene un sabor fuerte.
  • Posee flavonoides, un gran antioxidante que contribuye al “rejuvenecimiento”.
  • Reduce el riesgo de ataques cardíacos al mantener limpios los vasos sanguíneos.
  • Evita las caries dentales.
  • No produce oxidación del colesterol ‘bueno’.
  • Se puede usar para aliviar la conjuntivitis.
  • Disminuye las posibilidades de padecer accidentes cardiovasculares.

Té Oolong o Té Azúl

Es uno de los más particulares pues, comparte características del té negro y del verde, por eso con su consumo se obtienen los beneficios de ambos tipos de té. A diferencia del té verde, sus hojas si son fermentadas pero solo la mitad del tiempo empleado en la fermentación del té negro, esto viene a determinar las características propias del té oolong.

Propiedades:

  • Se dice que puede combatir el cáncer, ya que regenera el ADN.
  • Tiene menos cafeína que el té negro pero el doble que el té verde.
  • Reduce los niveles de colesterol LDL.
  • Es antioxidante.
  • Estimula la digestión.
  • Aumenta las defensas contra virus e infecciones.
  • Reduce los niveles de azúcar en la sangre.
  • Nivela la presión arterial.
  • Combate los efectos nocivos de las bebidas alcohólicas.
  • Disuelve las grasas.

Té de Rooibos

Estos tipos de té son una variedad refrescante que calma la sed y puede ser tomado en cualquier momento del día, a la temperatura que se prefiera y combinado con leche. Procede de un arbusto con el mismo nombre, de hojas en forma de aguja. Mientras más rojas sean las hojas del producto final más calidad tendrá el té rooibos.

Es muy favorable para nuestra salud. La naturaleza le brindó múltiples virtudes entre las que destacan:

  • Capacidad para relajar el cuerpo.
  • Ayuda a conciliar el sueño.
  • Es antioxidante.
  • Alivia afecciones digestivas.
  • Elimina la retención de líquidos.
  • Contribuye con la pérdida de peso.
  • Previene el envejecimiento de la piel.

Cualquiera de estos tipos de té es una excelente opción a la hora de reemplazar las bebidas procesadas industrialmente que muchas veces nos traen problemas de salud. Con o sin azúcar, frío o caliente, se puede degustar una taza de té y así aprovechar sus maravillosas contribuciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *